¿Y esa historia del poeta que dejó el teclado de la computadora y pasó a escribir a mano con una lapicera, y después pasó de la lapicera a un lápiz, y luego a otro lápiz más fino, de modo que su escritura se hizo más y más delgada, sutil, minúscula, hasta que una noche, al acercar el oído a la página, pudo escuchar el estruendo de una marejada de sangre golpeando contra los acantilados rocosos del pensamiento? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada